Polaroid SX-70

© Gregorio Pérez Saavedra


Si tuviera que elegir una cámara icónica y mágica, sería sin duda la Polaroid SX-70. Precisamente en Abril de 1972 (¿de qué me suena esa fecha?) Edwin Land, una de esas personas cuya entrega e imaginación hacen avanzar tecnológicamente a toda la humanidad, presentó con orgullo su obra maestra. Tras 25 años de desarrollo desde que Land inventara la película Polaroid, la fotografía instantánea llegaba a su mayoría de edad (es decir, se revelaba solita, a la luz del sol, en poco tiempo y sin dejar residuos) y la SX-70 era la cámara ideal para disfrutarla. Pero lo curioso de todo esto es que la Polaroid SX-70 sigue causando hoy casi la misma admiración y sorpresa que causó en los 70.

El diseño de la SX-70 es, sencillamente, lo más alucinante que he visto en cámaras fotográficas. Se trata nada menos que de una cámara réflex plegable (¿existe alguna otra?) que cabe en un bolsillo (bueno, un bolsillo de los de antes). Una obra de ingeniería original y perfecta. Si a eso sumamos que se trata de una cámara casi de gran formato (7,5cm x 7,5cm de mancha de foto) y la ya comentada capacidad de autorrevelado de la película Polaroid, el resultado es una cámara revolucionaria, que rápidamente llamó la atención de la sociedad en masa. Entre sus ilustres usuarios podemos citar a Ansel Adams, Andy Warhol (que también alardeaba de su Big Shot), Helmut Newton o Walker Evans.

Existen distintos modelos de la SX-70. A grandes rasgos. Al modelo original, hecho de metal, le sucedió el modelo 2 hecho de plástico (mucho más ligero). También existe el modelo 3: cuidado con éste porque no es réflex, es decir, el encuadre lo tenemos que hacer a ciegas. Los últimos modelos son los modelos alpha. Los más valorados son éstos junto con los originales. Características que pueden o no tener ejemplares de estas cámaras, y a las que tenemos que estar atentos si queremos adquirir una para su uso, son: presencia de la rosca para trípode, enganches para correa, enfoque partido en el visor y escala de distancias en el objetivo. Por cierto, la SX-70 es capaz de enfocar a una distancia de unos 25cm, algo pero que muy interesante. El enfoque lo controlamos manualmente, no así la exposición. Aunque tenemos una ruleta que podemos usar para compensar la exposición que calcula la máquina si estamos en condiciones difíciles. ¡Ah! También existen modelos (Sonar) que son capaces de enfocar automáticamente, creo que fue de los primeros sistemas autofocus en cámaras réflex, si no el primero. Como ves, nada se le resistía al señor Land.

Durante unos años los usuarios de estas cámaras han penado para poder usarla. La desaparición de Polaroid en 2008 obligó a buscar película caducada, cara y con resultados inciertos. Gracias a Impossible Project tenemos ahora película fresca para este tipo de máquinas, aunque nada tiene que ver su película con la Polaroid. A ésta no hay que agitarla, la imagen tarda en aparecer como media hora y hay que protegerla de la luz y del frío mientras se revela si queremos obtener resultados consistentes. De todas formas es de elogiar el trabajo de Impossible Project, que ahí sigue, contra viento y marea, mejorando cada pocos meses su producto. Quizá algún día lleguen a la perfección que tenía Polaroid e incluso a emular películas curiosas como la Time-Zero que permitía la manipulación durante su revelado, lo cual estimulaba la creatividad de todo tipo de artistas, no sólo fotógrafos. Lamentablemente el precio de la película es elevado, aunque tiene su justificación, ya que el cartucho de la película contiene la batería que hace funcionar a la máquina ¡cómo te lo cuento! ¿No te dije que era una cámara sorprendente y revolucionaria?.

Para mí, la SX-70 es una cámara que da gusto usar y enseñar. Además es muy inspiradora. Con ella se me ocurren fotos que no se me ocurren con otras cámaras. Y es una cámara con la que me gusta, y mucho, experimentar, aunque a veces me encuentre con fotos negras como resultado. Aquí os dejo algunas de mis instantáneas con esta cámara.

Y para los nostálgicos y curiosos aquí os dejo el vídeo promocional de la cámara, toda una delicia donde además podréis descubrir la perfección técnica de la Polaroid SX-70.


© Gregorio Pérez Saavedra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *