Horizont

© Gregorio Pérez Saavedra


La Horizont es una cámara robusta de impresionante apariencia hecha en Rusia con la misma filosofía que la Widelux y la Noblex, pero a años luz en su calidad. Es una cámara bastante curiosa porque la lente rota. Sí, has leído bien, rota (¡y sin una pila!). Al apretar el disparador la lente rota sobre un eje cubriendo así un enorme campo de visión, sobre los 120º. La cámara dispone de un visor externo (y extraible) que da una imagen bastante exacta de lo que será la fotografía. El visor trae una burbuja para poder comprobar el nivel de la máquina. Esto nos hace sospechar que la Horizont está pensada para ser usada con trípode, pero se puede disparar perfectamente a mano. Para ello el nivel es visible dentro del visor y además la cámara trae un mango para que podamos agarrar la máquina sin tener que poner los dedos al lado del tambor rotatorio (lo que implicaría que aparecieran en la foto).



Viene con una lente de 28mm y 2.8 de máxima apertura, con posibilidad de ajustarle filtros. Usa velocidades de 1/30, 1/60, 1/125 y 1/250 (esta última no pintada en la ruleta). Hay que tener cargado el obturador (es decir, la lente en su posición inicial) para poder ajustar los parámetros de la exposición (necesitaremos un fotómetro externo o buen ojo en su defecto). Curiosamente la velocidad de giro del tambor es la misma independientemente de la velocidad de obturación. La cámara no tiene enfoque y mucha falta no hace, la verdad. En las instrucciones especifica la distancia a partir de la cuál todo sale a foco según el diafragma que seleccionemos. Este modelo usa película de 35mm y da un precioso negativo de 24x58mm lo que supone unas 21 fotos en un carrete de 36 exposiciones.

La forma de realizar las fotografías esta cámara, aparte de despertar el asombro de los amigos, produce un efecto similar al ojo de pez en la deformación de las horizontales (otra curiosidad de la cámara es que el negativo no va plano, sino que sigue la misma curvatura que el tambor). Si queremos evitar que el horizonte se curve no tenemos más que colocarlo en el centro de la fotografía (¡herejía, estamos rompiendo la regla de los tercios!). En cuanto a las verticales las podemos dejar perfectas si nivelamos la cámara y no la basculamos (aunque esto suele ser complicado en muchas escenas).

Aunque de apariencia robusta, la verdad es que la cámara no tiene calidad en la construcción. Depende de la suerte que tengamos podemos tener problemas con entradas de luz (como los que presenta mi cámara) o de velocidad no constante en la rotación (lo que produce bandas con distinta exposición en la fotografía). Para minimizar las entradas de luz suelo llevar la cámara guardada y voy mirando con el visor extraído. Cuando veo la foto, saco la cámara y disparo con rapidez. Por mucho menos dinero de lo que cuesta una Widelux o una Noblex podemos experimentar con este tipo de fotografía. Resulta muy divertido y didáctico.

Esta cámara fue evolucionando en otros modelos. Uno de los más populares es el Horizon 202 que es básicamente el Horizont pero de plástico por fuera. Hasta hace bien poco se podía adquirir la 202 en las tiendas lomo. Ahora no tienen la 202 pero siguen teniendo Horizon: la Kompakt y la Perfekt.

Algunas fotografías tomadas con esta cámara





© Gregorio Pérez Saavedra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *